04/11/2015

La jefa de servicio de la Unidad del Dolor del Hospital San Francisco de Asís , la Dra. María Isabel Heraso, presenta una guía práctica para mitigar los síntomas de la cefalea tensional.

‘Vivir bien sin dolor de cabeza’ es la guía práctica elaborada por la Dra. Heraso, con el fin de ayudar a las personas que padecen cefaleas, el motivo de consulta más frecuente en las consultas de Neurología y de Atención Primaria. Esta experta en el tratamiento del dolor, advierte que no todos los analgésicos funcionan igual y que su uso continuado y frecuente puede provocar problemas o incrementar el dolor.

El objetivo de esta guía es informar sobre las causas de los dolores de cabeza, enseñar técnicas mentales para aliviar las cefaleas y cómo mejorar los hábitos de vida, además de revelar falsos mitos y creencias sobre los dolores de cabeza.

Factores que influyen en el origen de la cefalea

En primer lugar, la Dra. Heraso aboga por conocer el desencadenante de los dolores de cabeza tensionales, normalmente basados en cargas emocionales o tensiones que se padecen por situaciones de la vida cotidiana, provocando que los músculos de la espalda se contracturen y hagan cambiar la postura normal de la de la columna vertebral, comprimiendo los nervios que ascienden hasta la cabeza.

El estrés es un factor principal de estos dolores de cabeza pero muchas veces el paciente no aprecia que vive una situación emocional de este tipo, según María Isabel Heraso, quien recomienda en estos casos recetar un ansiolítico suave para que la persona compare las situaciones previa y posterior para reconocer la presencia de estrés.

Tipos de cefaleas

>El dolor de cabeza puede ser neural, migrañoso o tensional, por lo que la Dra. Heraso, aconseja identificar qué tipo de cefalea se estimula y las situaciones que influyen, con el fin de localizar el momento en el que se desata el dolor. “Hay que profundizar en la biografía del paciente para descubrir las fuentes de estrés y desenredar la madeja de los distintos tipos de dolor”, afirma.

El dolor, señala la doctora, procede de fuera del cráneo en el caso de la cefalea tensional o neurálgica, mientas que cuando un paciente sufre migrañas, el dolor proviene de las terminaciones nerviosas de las arterias de las meninges.

“No es igual que el dolor venga de un nervio somático que de uno central”, subraya la doctora. En este sentido, explica que, por ejemplo, las dosis de medicación son diferentes según el origen del dolor (central o periférico) y que en unos casos se emplean antiinflamatorios (cuando hay dolor de nervio somático) y en otros un medicamento central.

Consejos prácticos

Según indica la Dra. Heraso, también presidenta y fundadora de la Fundación Internacional del Dolor, una práctica muy útil para conocer con mayor profundidad los hábitos del paciente, sus preocupaciones… es el elaborar un diario personal, gracias al cual el especialista podrá localizar los detonantes del estrés y su influencia en los dolores de cabeza.

“La finalidad es que cada persona conozca el tipo de cefalea que padece y cómo afrontarla con el tratamiento farmacológico” señala la Dra. María Isabel Eraso.

*La Dra. María Isabel Heraso es Jefe de la Unidad del Dolor del Hospital San Francisco de Asís, Fundadora y Presidenta de la Fundación Internacional del Dolor y profesora honoraria de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares.