28/04/2017

HSFDA es el primer hospital privado en Madrid en incorporar un novedoso test de diagnóstico del hígado graso

La acumulación de grasa en el hígado en ausencia del abuso de alcohol da origen a la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD, en inglés). Dicha enfermedad engloba un espectro de hepatopatías que van desde el estadio más benigno como la esteatosis (hígado graso) a estadios más graves como la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), cirrosis y fallo hepático. Se estima que el NAFLD afecta al 20-30% de la población occidental y presenta una clara asociación con la obesidad y la diabetes. Debido a que dicha enfermedad generalmente se presenta sin síntomas o lo hace con síntomas leves, el diagnóstico en muchos casos se realiza cuando el paciente ya tiene lesiones graves o irreversibles en el hígado. Por lo tanto, la detección rápida y temprana del hígado graso es importante para prevenir la progresión de la enfermedad. Para diagnosticar el NAFLD se puede practicar una biopsia hepática, un procedimiento médico invasivo y no exento de controversias debido a la variabilidad en la toma de le muestra y la discordancia que puede haber entre patólogos en la interpretación histológica, además del coste y los efectos secundarios. Por estas razones, la gran mayoría de los pacientes con esteatohepatitis no son diagnosticados.

El hospital San Francisco de Asís y su unidad SMQM (Servicio Médico Quirúrgico Madrid) son pioneros en incorporar una nueva técnica, el test OWLiver®, que con sólo una muestra de sangre, discrimina al paciente con hígado graso del más grave con acumulación de grasa e inflamación del hígado (NASH). Un diagnóstico temprano y no invasivo puede ayudar a identificar las poblaciones de alto riesgo que son más propensas a desarrollar NASH. La repetición del test al realizar intervenciones en el estilo de vida del paciente permite además un seguimiento fácil y la monitorización de la progresión de la enfermedad, evitando los costes y complicaciones de otros sistemas de diagnóstico más complejos, como la invasiva biopsia hepática.

Durante las últimas décadas, la incidencia de NAFLD se ha multiplicado y en la actualidad es la más común de las enfermedades del hígado en población adulta de los países occidentales. En los Estados Unidos, el NASH es actualmente la tercera indicación más frecuente de trasplante hepático, y se ha estimado que pasará a ser la principal causa de trasplante en 10-20 años.