14/01/2014

Un niño senegalés operado con éxito de un grave problema de cadera, gracias a la colaboración altruista del Hospital San Francisco de Asís y de sus equipos médicos

Mame se recupera junto a su familia de acogida en Madrid, donde se encuentra perfectamente integrado. La intervención ha sido posible gracias al programa «Viaje hacia la Vida» de la Fundación Tierra de Hombres.

Mame es senegalés. Cumplió hace un mes 16 años, el mismo día que fue operado de una patología traumatológica (artrodesis de cadera) en el hospital San Francisco de Asís de Madrid.

Tierra de Hombres facilitó el traslado del menor a España y la solidaridad del Dr. Rayo hizo posible que fuese intervenido. Sin embargo, no es la primera vez que Mame es tratado quirúrgicamente, ya que anteriormente fue intervenido de un problema urológico en el Hospital San Rafael de la capital española, que colabora con la Fundación en el programa «Viaje hacia la Vida» desde sus inicios.

Ahora se recupera en casa de su familia de acogida, con la que lleva viviendo desde que llegó a España en diciembre de 2012. Asiste diariamente al instituto, donde es muy querido, además de buen estudiante. Aunque aún se desconoce la fecha en la que podrá volver con su familia de origen a Senegal, su recuperación está siendo satisfactoria y la Fundación Tierra de Hombres espera cumplir el objetivo del programa «Viaje hacia la Vida» dentro de poco tiempo: que todos los niños y todas las niñas se recuperen lo antes posible para que puedan reencontrarse pronto con su verdadera familia.

La operación de Mame ha sido posible gracias al convenio de colaboración que la Fundación Tierra de Hombres tiene con el Hospital San Francisco de Asís desde 2003. Desde entonces, como él, han sido operados en Madrid 17 niños y niñas en este centro dentro del programa «Viaje hacia la Vida».

Un viaje lleno de Esperanza

El programa «Viaje hacia la Vida» facilita, desde 1995, el traslado a España de niños y niñas procedentes de países africanos con un bajo índice de desarrollo (Togo, Benin, Mauritania, Senegal, Marruecos y Guinea Conakry) para ser intervenidos de diferentes y graves patologías como cardiopatías, traumatología, urología, quemados o maxilofacial, por carecer en sus países de origen de las infraestructuras sanitarias especializadas y de los recursos necesarios para su tratamiento. Gracias a una gran cadena solidaria en la que colaboran hospitales de la sanidad pública y privada de nuestro país, equipos médicos, voluntariado y familias de acogida, más de 600 menores han podido ser operados a nivel nacional (Madrid, Vitoria, A Coruña, Sevilla, Málaga, Córdoba, Bilbao y San Sebastián) y ya están de vuelta con sus familias de origen.